Archivo de la etiqueta: escritura

Cartas desde una isla en quiebra 1: Resilencia

Viernes, 23 de junio de 2017

A ti que quieres saber:

De la web.

Hoy podría ser un mejor día, también podría ser uno peor. Vivo en una isla en bancarrota donde lo cotidiano, lo extraordinario y lo fantasioso coexisten con una normalidad pasmosa. Siempre las tres cosas, repitiéndose.

Anhelo cosas que no pasan aquí y que veo en otros países: bibliotecas públicas de tres pisos, protestas multitudinarias por los derechos humanos, juicios en transmisión en vivo de funcionarios públicos que abusaron de sus puestos. Pero eso no existe hoy.

Así que algunos días voy a protestas, algunos días lloro amargamente, algunos días me enajeno y soy feliz. En esta isla en quiebra parece que las cosas en series de a tres fluyen mejor, como si fuera creación cinematográfica.

Yo no sé qué nos depare el futuro, pero lo que sí puedo decir es que la quiebra no define el valor humano y lo veo florecer con continuidad y eso me renueva hasta en los días más duros.

Prometo volverte a escribir,
M.

Pd. El gobierno está en quiebra, el arte no.

#CartasDesdeUnaIslaEnQuiebra #DeCenteno #PuertoRico #Cartas

20170623-1

Proyecto: Serie de cartas virtuales

Diario: Abandono del libro de las caras

19 de mayo de 2016
Diario de una isla: El abandono del libro de las caras*

Los isleños tenemos Internet ♡♡♡ y esclavitudes como en las grandes ciudades. O.o

Pero mis planes del verano demandaban pequeños actos de rebelión y alimentar a la boca los anhelos del corazón y proyectos de tinta.

Después de sumar y restar, una de las acciones libertarias resultó ser cerrar el libro de las caras.

Debía ser simple. ¿No? Pues la aplicación hizo todo lo sistemáticamente posible para evitarlo. Me llenó de advertencias: ¡pérdidas! Pérdidas repetía…ufff!  Pero el cierre estaba decidido.

image

¿Cómo me va?

Les cuento de mis pequeñas ganancias:

1. Tengo una docena de contactos que antes no tenía pues intercambié # de teléfono y correos electrónicos antes de cerrar la cuenta con algunas personas. Ya comencé comunicación por email. Ahora nos carteamos a lo moderno. : ) Resulta una interacción más directa que me trae mucha alegría. Friendship +++

(El libro de las caras muchas veces da la ilusión de conexión y compañía de personas de las que sabes muy poco y no saben nada de ti.)

2. Despertar y no recurrir al celular como primera acción del día da una sensación de paz. En vez de recibir un zafacón de información y notificaciones, poder seleccionar que leer y con quién comunicarse voluntariamente permite enfocar las metas del día. Energy +++

3. Ganancia de TIEMPO. Ya el espacio para escribir y otros proyectos de vida para junio y julio se va creando. Time+++

Me dicen que al cerrar el libro de las caras quedaré en la prehistoria. Otros hablan de suicidio cibernético. Bueno, aún tengo Internet y me siento muy bien, no sean tan dramáticxs…. 😛

Desde la isla,
Marlyn

*Facebook

El personaje del barrio, de Lynette Mabel Pérez

Por Lynette Mabel Pérez

Se le puede ver fielmente sentado en la misma banca del parque, es el accesorio habitual de todos los domingos como la bicicleta que siempre lo acompaña. Lo intuyo antes de llegar a ese recodo del camino. Su presencia late en el amanecer carmesí de este día familiar. Me recuerda a Tío Rubén. Su sonrisa franca y serena. Su tos seca. Su mirada perdida en la nada. ¿Dónde estará su familia cada domingo? Esa es la pregunta obligada cuando veo a un niño solo o como en este caso a un hombre entrado en años con mirada de gato perdido. Hay cosas que no alcanzan los ojos, cosas que se perciben con otros órganos y supe que ya no volvería verlo sentado en la misma banca del parque junto a su vieja bicicleta. Algo me sopló al oído que solo lo vería si me acercaba a algún asilo de esos donde los hijos dejan a sus padres cuando olvidan las buenas maneras que les enseñaron de niños, pero una manita se mueve inquieta entre mis dedos, es hora de regresar a la tierra de los vivos.

Fotografía de Zayra Taranto 4ta Serie Intertextual Segunda Semana
Fotografía de Zayra Taranto
4ta Serie Intertextual
Segunda Semana

Sobre la autora:

Lynette Mabel Pérez
Lynette Mabel Pérez

 Nació en Mayagüez, Puerto Rico, en el año 1976, pero se crió en el pueblo de Moca. Obtuvo su bachillerato en Educación Secundaria con una concentración en español de la Universidad Interamericana, Recinto de Aguadilla y su Maestría en Artes del lenguaje, de la Universidad Interamericana de Puerto Rico y una sub-especialidad en Estudios Hispánicos de la Universidad de Puerto Rico. Pertenece a REMES. Ha sido premiada en los certámenes de la Universidad Politécnica de Puerto Rico, el Certamen Nacional José Gautier Benítez y el Certamen de Cuento Corto de la Latin Heritage Foundation. Es miembro de la junta del Festival Internacional de Poesía en Puerto Rico. Ha publicado en las revistas literarias Zurde, Paxtiche, Cinosargo, Delirium Tremens, Palabras Diversas, Traspatio, Absenta, En la Orilla y Monolito. Fue incluida en las antologías Reflexiones literarias: De la creación al estudio (2005), Piernas Cruzadas (2010), Ejército de Rosas (2011) y Plomos (2012). Ha publicado el libro Imaginería (2010) y Fantasía Circense: antología de literatura contemporánea junto a Miranda Merced (2011). Ha sido poeta invitada en tres ocasiones al Festival Internacional de Poesía de Puerto Rico y en dos ocasiones al Festival de la Palabra de Puerto Rico-New York. Trabaja su blog “Los rostros de Jano” (http://rostrosdejano.blogspot.com///).

Nota. Este texto es una colaboración a la serie “Intertextuales”. Siete semanas de escritura creativa a partir de la imagen. Segunda semana.

Carta a una amante vampira, de Amárilis Pagán Jiménez

 Por Amárilis Pagán Jiménez

“I close my eyes

Only for a moment and the moment’s gone

All my dreams

Pass before my eyes with curiosity

 

Dust in the wind

All they are is dust in the wind…”

KANSAS – DUST IN THE WIND

Imagen 1 Intertextuales Serie 4 Fotografía: Zayra Taranto
Imagen 1
Intertextuales Serie 4
Fotografía: Zayra Taranto

Te escribo esta carta sentada a la orilla del mundo y meciéndome suavemente entre suspiro y suspiro. Estoy bañándome de sol.  Cierro los ojos y las hojas de los árboles se escuchan como un mar.  Un mar verde y dorado que se balancea con la respiración del bosque.  Respiro yo también.  Aguzo mis oídos y escucho cómo mi sangre late en una carrera desbocada por mi cuerpo.

Llevo días y días en silencio.  Pero hoy te escribo.  Solté el bolígrafo un momento para estirar mis brazos y mirar mis manos.  Llevo las uñas azules.  Mi hermana bromeó cuando me vio pintándomelas: “¿Uñas de verano?”  “Uñas de muerta que camina”, pensé yo.  Pero sé que no estoy muerta.  Recuperé el calor de mi piel y puedo sentir cada parte de mi cuerpo agradeciendo el sol.  Siento la brisa que mueve el polvo de algún camino en la lejanía…

Esta mañana me atreví a mirarme en el espejo.  El espejo ése del que te hablé y que lleva años en mi familia.  Su marco está teñido de rojo y dorado.  Un rojo sospechoso, ahora que lo pienso.  Demasiado parecido a la sangre.  Demasiado intenso.  Con la extraña cualidad de cambiar su tono según quién se mira en él.

Por eso te escribo.  Me vi y me reconocí. Y cuando me reconocí, recordé lo que es pasar de largo frente a hileras de espejos incapaces de reflejarme.  Recordé cómo me obligaba a pasar frente a ellos en los extraños bares que frecuentaba contigo y me estremecí.  El rojo del espejo se hizo casi negro.  Me mordí los labios hasta hacerlos sangrar porque quería ver mi sangre casi negra.  Quería saber que la tenía.  También la quería saborear.

Mi hermana mayor es paciente.  La segunda, no tanto.  Aun así, ambas me alimentan, me bañan y me peinan todos los días desde que llegué acá.  Una de ellas, tararea canciones que sabe que me gustan.  Dejaron de hacerme preguntas casi desde el primer día que me trajeron.  No fui muy cooperadora.  Quería morderlas.  No por hambre.  Por rabia.  Porque me separaron de ti.  Porque sabía que, para colmo, muy probablemente tenían razón en todo lo que decían.

¿Recuerdas cómo me gustaba “Dust in the Wind”?  ¡Cómo amaba hacer el amor contigo escuchando el violín nostálgico de esa canción!  Imaginar el paso del tiempo, y sentir que era imposible convertirnos en polvo efímero porque éramos eternas!  Las noches eran largas, pero los días a la sombra de la vida lo eran más…  Días tan largos que hicieron venir del otro lado del mundo a mis hermanas para ver qué era de mí en medio de un silencio ciego y espeso que me ocultaba a su vista.

Yo me reí como una loca la primera vez que las escuché decir que eres una vampira.  Les pregunté si ese era su último recurso para traerme a casa.  Si me creían tan idiota como para tratar de venderme una historia imposible.  ¡Vampira!

Pero a pesar de mi risa, algo de mi fe en ti se resquebrajó.  Como cuando ya una copa está rota y la grieta que comenzó como una fina línea que podemos pasar por alto de momento se transforma en la grieta que amenaza con partir todo a la mitad y derramar el vino.  Por esa grieta se colaron los recuerdos de tus deslealtades.  Las pequeñas y las grandes.  Las que una insiste en no mirar.  Recordé las cartas que enviabas a tu amante y que firmabas como “Vampira Fugitiva”.  Así las firmabas, claro que sí.  Sólo que la firma no me había importado.  El helado con Baileys y las narraciones de encuentros furtivos en días lluviosos me impactaron más que esa firma ridícula y oscuramente kitsch.

Yo debí reconocerte y reconocerme desde el principio.  Tu insistencia en la oscuridad, tus desapariciones diurnas, tu hambre insaciable de todo lo que representara vida y vuelos de libélulas apalabradas…

No me asustaba saber que el mundo entero volaba a una velocidad vertiginosa fuera de nuestra ventana.  La luz te daba dolor de cabeza. I'm Fine. Te asustaba la gente que me rodeaba.  Eran demonios, decías. Pasabas de la fragilidad que rayaba en la inutilidad a la violencia de quien se impone a como dé lugar. Llegué a creer que sin mí perecerías, que ambas pereceríamos y, de momento, todo en mi mundo eras tú.  Todo fue noche.  Todo fue canción… “Dust in the wind… all we are is dust in the wind…”, un violín que se repetía, el hambre insaciable, el cansancio de la vida de afuera, la mente confusa, el deambular en multitudes como si no estuviera en mi cuerpo, evadir los espejos, evadir el sol, huir de mis hermanas, poner el teléfono en silencio, dejar de comer, dejar de reír, sentir una amargura culpable por querer abandonarte, sentir una ternura infinita al abrazarte, querer protegerte, tenerte miedo, pedirte que no me dejaras cada vez que amenazabas con irte como un aleteo de mariposa nocturna, jadear que te amaba cuando me devorabas, querer devorarte, querer rasgarme en dos para huir de ti y a la vez querer fundirme en ti, querer poseerte, torturarme con dudas, torturarte con dudas, el olor a mirra, tu lengua lamiendo mis muñecas sangrientas, la somnolencia, la fiebre, las pesadillas contigo sentada a la cabecera de la cama de manera imposible mientras me mirabas dormir.  ¡Estaba muriendo!  Estaba muriendo y tú lo sabías.  No te importaba, ¿verdad?

Mis hermanas creyeron que me estaba automutilando.  Que me estaba volviendo loca.  Hasta que te conocieron.  Te estuvieron observando un tiempo.  Ya no eras tan encantadora cuando te miraron de cerca.  Reconocieron tu rostro porque es el rostro del hambre de energía que no se sacia.  Ya te habían conocido ellas mismas.  Todas te conocían menos yo.  Me visitaban en tus ausencias.  No sé cómo logré guardar sus consejos en el fondo de mi mente.  Ni siquiera quería creerles.  Sólo sé que yo era tu prisionera y que era incapaz de abandonarte.  Hasta que poco a poco se fue formando en mi mente la idea, la convicción, de que serías tú quien me abandonaría.  Esa era mi puerta de escape.  Mis hermanas lo sabían.  Y estaban esperando el momento.  Mientras, yo comencé a desaparecer.  Aunque me mirara en los espejos no me veía.  Esperaba, esperaba y rezaba para que estuviera equivocada, para que mis hermanas estuvieran equivocadas, para no tener que escuchar tus palabras de adiós.

espejoLos días se fueron haciendo más cortos y las noches más largas.  Ya apenas tenía con qué alimentarte.  Tú me recriminabas.  La culpa fue mía.  Y dijiste que te ibas.  No te detuve.  Todo fue oscuridad por días y días.  Cuando mis hermanas llegaron a buscarme, grité, pateé, escupí como una loca.  Mi hermana mayor me dejó gritar y retorcerme hasta dormirme tirada por el piso.  Me bañó, me vistió, me peinó y me alimentó mientras me cantaba canciones de Los Beatles.  Esas también nos gustaban.  Bueno, no sé si te gustaban de verdad porque en esas cosas como en otras, parecías ser mi espejo y borrar tus propios gustos.  Encendió velas y esperó al solsticio de verano.

Y ya.  Hoy pude mirarme en el espejo.  Escucho mi corazón latiendo, miro el sol esparcir sombras y luces sobre mi piel mientras me baña y te escribo esta carta que será polvo al viento porque nunca te la enviaré.

Sobre Amárilis Pagán Jiménez:

Amárilis Pagán Jiménez
Amárilis Pagán Jiménez
En 140 caracteres: Soy mujer y lesbiana, abogada, activista, escritora, pintora, mamá, compañera (¡amante!), hija, hermana, bruja y rebelde. Soy mil cosas, pero en esencia: HUMANA.  Si le sumo algo le sumo lo siguiente: Autora de columnas de opinión que recientemente han sido publicadas en una selección que abarca algunas los años 2006 al 2011 bajo el título: Brujas y Rebeldes.
Es cofundadora de Proyecto Matria.

Blog: Brujas y Rebeldes

 

Nota. Este texto es una colaboración a la serie “Intertextuales”. Siete semanas de escritura creativa a partir de la imagen. Primera semana.

Marlyn Cruz-Centeno para el tema: (Re) escribir el cuerpo (Intertextuales por invitación)

“dios  es un vacío que tuvo que tener vagina”*

Yolanda Arroyo Pizarro

tengo miedo de que se me descosan los labios

perder los ocho puntos que reconstruyen mi sonrisa guardada

miedo de no volver a conocerte luego de parirme 

luego de  llover los pechos esta canción de cuna

tengo miedo a deshilarme

miro mi cuerpo  desde  la sutura del espejo de tu hambre

te amarran mis piernas con una fe temblorosa  

siento las paredes que se tumban alrededor de tus pulgadas

un océano grande  moja en la orilla

me olvido de la  cuna y de los pechos que gotean

olvido los ochos puntos de sutura

me  olvido de mis  miedos…

*Gracias a Mairym Cruz Bernal por darme a conocer la cita que utilizo de epígrafe.

**********************************

Si desean leer más de la autora quédese y rebusque en este blog, están en mi casa.

Marlyn Cruz-Centeno es poeta y narradora puertorriqueña. Administra el blog de escritura creativa Marlyn Cé (www.marlynce.wordpress.com). Sus escritos son reflejos de las experiencias que se adquieren al vivir y sobrevivir en una isla del Caribe.  Ha colaborado con sus escritos creativos en publicaciones como: el semanario Claridad, la Antología de poetas y escritoras puertorriqueñas Cachaperismos 2010  compilado por Yolanda Arroyo Pizarro y en otros espacios virtuales. Colaboró como editora de la revista cultural Corpóreo. Ha cursado  talleres de escritura  creativa con la escritora Yolanda Arroyo Pizarro y  la poeta Mairym Cruz Bernal. Prepara su primer poemario con fecha  de publicación en octubre 2013.

*****************************************

En este blog se lleva a cabo la serie “Intertextuales por invitación”. Consiste en un tema semanal escogido por un escritor invitado distinto durante un periodo de diez semanas.  A partir del tema semanal, se compartirán textos creativos desde las voces diversas de los escritores que acepten el reto en los géneros de narrativa y poesía. También se compartirán colaboraciones de personas que han visto la convocatoria y se han motivado a escribir del tema. Esta es una convocatoria abierta.

*********************************************
 No te quedes sin leer  las entradas previas para el tema Cosas encontradas en el bolsillo,  Obsesión y Evocar desde el gusto todas disponibles en el área de archivo en el mes de agosto.

Gracias por pasar a leer,

Marlyn Cruz-Centeno

Marlyn Cruz-Centeno para el tema: Cosas encontradas en los bolsillos (Intertextuales por invitación)

Un bolsillo descontento

Trabajar como guardador y transporte de  objetos, en una oficina en el interior y sin ventanas me hace sentir  frustrado. Recuerdo con bochorno el día en que un chocolate derretido dio pie a que me invadieran las hormigas. Aunque hay  días terapéuticos en que luego de dar vueltas en la lavadora me dejan tendido mirando al sol, no es suficiente. Mientras tanto soy la cárcel de los objetos, unos sobre otros en condiciones deplorables y de hacinamiento se ubican de cualquier manera en mi estrecho espacio. Estoy realmente cansado. He decidido hacer un cambio. En vez de carcelero seré un libertador. Les cuento esto a ustedes por que hay confianza: secretamente me deshilo.

(borrador 8.18.2012)

**********************************

Si desean leer más de la autora quédese y rebusque en este blog, están en mi casa.

Marlyn Cruz-Centeno es poeta y narradora puertorriqueña. Administra el blog de escritura creativa Marlyn Cé (www.marlynce.wordpress.com). Sus escritos son reflejos de las experiencias que se adquieren al vivir y sobrevivir en una isla del Caribe.  Ha colaborado con sus escritos creativos en publicaciones como: el semanario Claridad, la Antología de poetas y escritoras puertorriqueñas Cachaperismos 2010  compilado por Yolanda Arroyo Pizarro y en otros espacios virtuales. Colaboró como editora de la revista cultural Corpóreo. Ha cursado  talleres de escritura  creativa con la escritora Yolanda Arroyo Pizarro y  la poeta Mairym Cruz Bernal. Prepara su primer poemario con fecha  de publicación en octubre 2013.

 

*****************************************

En este blog se lleva a cabo la serie “Intertextuales por invitación”. Consiste en un tema semanal escogido por un escritor invitado distinto durante un periodo de diez semanas.  A partir del tema semanal, se compartirán textos creativos desde las voces diversas de los escritores que acepten el reto en los géneros de narrativa y poesía. También se compartirán colaboraciones de personas que han visto la convocatoria y se han motivado a escribir del tema. Esta es una convocatoria abierta.

*********************************************
 No te quedes sin leer  las entradas previas para el tema Cosas encontradas en el bolsillo y el tema Obsesión, todas disponibles en el área de archivo en el mes de agosto.

Gracias por pasar a leer,

Marlyn Cruz-Centeno

Intertextuales por invitación

 

Una nueva serie de escritos.

Diez escritoras y escritores invitados,

proponen un tema cada semana.

Sabores. Obsesiones.  La partícula de Dios.

Cada tema será una provocación

para leer y escribir.

*Alexis Pedraza * Amárilis Pagán *Angel  Matos* Anu Ramos *Giselle E. Mena *

*H. Roberto Llanos* Julio A. García *Karen Sevilla *Max Chárriez*Peter M. Shepard* 

“Intertextuales por invitación” es el nombre del tercer ciclo creativo en el blog Marlyn Cé.

Diez escritores y escritoras invitadas tendrán a su cargo los temas para cada semana. No se les impuso ninguna guía a los escritores al momento de escoger los temas, por tanto, no se espera conexión entre los mismos. Casi garantizado, los temas  provocarán el  interés de los lectores virtuales y el de los compañeros de escritura.

Los escritores presentarán sus textos creativos en el género de: poesía o cuento. En el caso de los narradores tienen un reto opcional/ adicional sobre la mesa: limitación de palabras. Cuentos cortos  un máximo de 800 palabras, micro textos un máximo de 300 o 500 palabras. Opcional, como dije, para los más audaces.

El mayor reto y disfrute sería ver a cada escritor invitado participar en todos y cada uno de los temas,  aunque no sea el propio. Dar la oportunidad a los lectores de disfrutar de la multiplicidad de voces y talento creativo de los invitados. Participación de manera ininterrumpida hasta terminar el ciclo. Eso, claro, no es parte del compromiso de los invitados pero me entusiasman las posibilidades y decirlo “en voz alta”, a ver si les provoco.

Estaré presentando un texto creativo de mi autoría, por cada tema, acompañando la propuesta de cada escritor. Estoy a merced del inventivo de cada invitado.

Los temas se develarán cada lunes, a partir del lunes 6 de agosto.

**Provocar: producir, causar, ocasionar, desencadenar, originar, promover, suscitar, crear, determinar, engendrar, motivar

Si usted quiere colaborar/participar escriba a:

marlycruzcenteno@gmail.com