Archivo de la categoría: Marlyn Centeno

Contenido original

Diario: Mudarse de techo

Diario de una isla: Mudarse de techo
20 de mayo de 2016

Moverse de una casa a otra siempre requiere verse, mirarse detenidamente y conocerse más. Se aprende a buscar con los ojos, el instinto, el presupuesto y el corazón.

Buscar no es para los débiles. Se trata de visitar mazmorras bajo engaño de castillos. Conocer rufianes, estafadores, brujas disfrazadas de dulces ancianas y el peligro de viejos exhibicionistas al acecho para mostrar miserias. Requiere escuchar promesas de sellado de techo en lugares semi inundados y de reparaciones último modelo a pocilgas irreparables sin saber si son bromas. Algún ofrecimiento siempre llega de una cajita de fósforos para que vivan cinco por el módico precio de cientos de dólares. Ante el clima de engaño hay que buscar con maña y entrega.

Cada mudanza es distinta y esta mudanza es para amar. Así que requiere, como mínimo, persistencia y enfoque. Siempre ayuda hacer una lista.

Escribir todo como quién pide deseos al universo.

Por ejemplo:

Espacio para tres.
Lugar para que una persona desvista la infancia y se vuelva un joven.
Casa para que dos vivan el amor.
Hogar para que tres sean familia.

Más:
Espacio exterior para encender carbón.
Lugar para hacer crecer plantas aromáticas, curativas y para guisar.
Rincón de música, lectura y escritura de
poemas, cuentos y novelas.
Habitación para la pasión y los encuentros tiernos.
Terraza para recibir a los amigos y reír.
Hoja en blanco para hacer historia y memorias.

A partir de la lista y a ritmo de ver tres lugares diarios por casi quince días creo que encontré el lugar
…esto, claro, fue la parte fácil…

Desde la isla,
Marlyn

Diario: Abandono del libro de las caras

19 de mayo de 2016
Diario de una isla: El abandono del libro de las caras*

Los isleños tenemos Internet ♡♡♡ y esclavitudes como en las grandes ciudades. O.o

Pero mis planes del verano demandaban pequeños actos de rebelión y alimentar a la boca los anhelos del corazón y proyectos de tinta.

Después de sumar y restar, una de las acciones libertarias resultó ser cerrar el libro de las caras.

Debía ser simple. ¿No? Pues la aplicación hizo todo lo sistemáticamente posible para evitarlo. Me llenó de advertencias: ¡pérdidas! Pérdidas repetía…ufff!  Pero el cierre estaba decidido.

image

¿Cómo me va?

Les cuento de mis pequeñas ganancias:

1. Tengo una docena de contactos que antes no tenía pues intercambié # de teléfono y correos electrónicos antes de cerrar la cuenta con algunas personas. Ya comencé comunicación por email. Ahora nos carteamos a lo moderno. : ) Resulta una interacción más directa que me trae mucha alegría. Friendship +++

(El libro de las caras muchas veces da la ilusión de conexión y compañía de personas de las que sabes muy poco y no saben nada de ti.)

2. Despertar y no recurrir al celular como primera acción del día da una sensación de paz. En vez de recibir un zafacón de información y notificaciones, poder seleccionar que leer y con quién comunicarse voluntariamente permite enfocar las metas del día. Energy +++

3. Ganancia de TIEMPO. Ya el espacio para escribir y otros proyectos de vida para junio y julio se va creando. Time+++

Me dicen que al cerrar el libro de las caras quedaré en la prehistoria. Otros hablan de suicidio cibernético. Bueno, aún tengo Internet y me siento muy bien, no sean tan dramáticxs…. 😛

Desde la isla,
Marlyn

*Facebook