Archivo de la categoría: Cartas desde una isla en quiebra

Cartas desde una isla en quiebra 3: El Festejo

Sábado, 15 de julio de 2017

A las cómplices del festejo:

​¿Qué cosas pienso antes de cumplir años?

Creo que lo primero, primero, no es qué sino en quién. En quién primero pienso es en Juan El Bautista decapitado. Imagino casi en 3D la cabeza sin cuerpo y los ojos abiertos, cerrados o a media asta, según el año, sobre bandejita de plata.

Esa es una de las razones de peso que dan los Testigos de Jehová para no celebrar la fiesta pagana de la pachanga de cumplir la vueltita al sol. Se supone que este es el único cumple documentado en el Libro Gordo de los Religiosos con resultados funestos para Juancito y por tal razón los TdJ se abstienen del festejo. Aunque hace más de una década no sigo a ningún corillo religioso, cargo con ese baja nota de infancia inolvidable.

Hoy me daré un shot por Juan, que aunque le dio la mojadita al Yisus no le sirvió de protección ante un birthday wish mortal y terminó convirtiéndose en un símbolo aguacatón del pariseo.

Prometo volver a escribir,

M.
#DeCenteno #éramostestigos #decaminoalcumple #FiestaPagana #Confesional #MemoriasDeFe 

Anuncios

Cartas desde una isla en quiebra 1: Resilencia

Viernes, 23 de junio de 2017

A ti que quieres saber:

De la web.

Hoy podría ser un mejor día, también podría ser uno peor. Vivo en una isla en bancarrota donde lo cotidiano, lo extraordinario y lo fantasioso coexisten con una normalidad pasmosa. Siempre las tres cosas, repitiéndose.

Anhelo cosas que no pasan aquí y que veo en otros países: bibliotecas públicas de tres pisos, protestas multitudinarias por los derechos humanos, juicios en transmisión en vivo de funcionarios públicos que abusaron de sus puestos. Pero eso no existe hoy.

Así que algunos días voy a protestas, algunos días lloro amargamente, algunos días me enajeno y soy feliz. En esta isla en quiebra parece que las cosas en series de a tres fluyen mejor, como si fuera creación cinematográfica.

Yo no sé qué nos depare el futuro, pero lo que sí puedo decir es que la quiebra no define el valor humano y lo veo florecer con continuidad y eso me renueva hasta en los días más duros.

Prometo volverte a escribir,
M.

Pd. El gobierno está en quiebra, el arte no.

#CartasDesdeUnaIslaEnQuiebra #DeCenteno #PuertoRico #Cartas

20170623-1

Proyecto: Serie de cartas virtuales