Quiero desarrollar un poco sobre la tendencia “fashion” de esta ciudadana de a pie para la semana. Aunque, por lo general, en este espacio me concentro en temáticas relacionadas a las letras me parece que hoy es un día perfecto para alivianarnos.

Fashion“Vestuario, calzado y coordinado para féminas en el trasporte público cuando llueve” suena a tema popular. En fin, que el “fashion” no falta en ninguna revista de damas o caballeros.

Habrá que empezar por considerar factores ínfimos como que después de cualquier aguacero las calles de este país se inundan. En el Caribe llueve sin avisar por lo que el aguacero junto a la inundación te agarran desprevenida en cualquier momento. Cuando digo inundación no exagero, no estoy hablando de un charquito. Al cruzar la calle para llegar de una acera a otra hasta la parada de la guagua seguramente el agua te irá llegando por encima del tobillo, en un buen día lluvioso; a media pantorrilla en las peores circunstancias.Baldorioty Inundada

Esa fue la vida de mis pies y mis zapatos la semana pasada. Cada par decente de zapatos que tengo está alineado como paciente de hospital en el balcón de mi casa, a penas, recuperándose del proceso de inmersión. Aunque no lo voy a decir muy alto, algunos, con pésima prognosis.  Mermada así mi opción de zapatos, no se asombre de ver entre la selección “fashion” de conjuntos de esta semana: vestidos delicados y fluidos con chancletas,  pantalón de vestir, blusa y chanclas y conjunto de ropa casual con chancletas también.

chancletasSiempre pido libros para navidad, pero soy talla siete de zapato femenino… “just in case”. También si de paso, buscando ese detallito especial para agradarme, se encuentran a un planificador urbano que pueda hacer algo por la basura de desparrame que hay en las calles de este país sería un detallazo. También al responsable del mantenimiento de las alcantarillas, al que regula el transporte público y de paso, un poquito de empatía tirada por ahí para los conductores necios, póngalo todo en la lista de compras.

En nuestra ciudad no se puede vivir ni en carro ni a pie luego del mínimo estornudo celestial. Los tapones posterior al aguacero son risibles, pero de la risa triste y sin esperanzas, esa de “por no llorar”. Los ciudadanos con un sentido del humor de premiación  aceleran sus autos para mojarnos a los desdichados que esperamos bajo lluvia el transporte público. El transporte público ya trae rumor de que eliminará rutas, en  un terrible proceso con falta de transparencia. Supongo que me enteraré cualquier día, que ojalá y no llueva, cuando luego de la tercera hora de espera descubra, que en serio, no pasará ya ningún autobús. Es un milagro que la gente de a pie lleguemos a alguna parte, especialmente, cuando llueve. Llegamos maltrechos, con los zapatos desechos, el paraguas volteado, la ropa empapada y un sexy “wet look” en el cabello… ya a estas alturas no me pregunten como llega el manuscrito corregido del autor que llevaba a la reunión…

Creo que me he desviado, pero debían sospechar de la probabilidad de que esto sucediera, el “fashion” nunca ha sido mi tema. Tenemos un problema de gobierno e intención de gobernar en Puerto Rico que no es nuevo, pero también hay un problema de indiferencia ciudadana, poco a poco, nos va quedando nada. Veo a los que llegan secos a sus destinos (ciudadanos y líderes políticos) y creo que les falta que les llueva encima y caminar un par de millas  semi descalzos, así a lo mejor reaccionan.

Mientras, intentando rescatar el  tema “fashion”, considero la idea de comprarme unas botas impermeables, estilo de combate, para llevar combinadas con el vestido, las letras y la resistencia….

#desparrameurbano
#todoseinunda
#sinzapatos