“¿Cómo se adquieren libros de poesía?”
“Cierra los ojos y escoge uno” suele ser mi contestación.

Las caras de las personas se transforman como si les estuviese proponiendo que se tiren de uno de los “zip lines” de Toro Verde. Pero la realidad, en mi trayecto de aprendizaje autodidacta, puedo garantizar que funciona. Adquiero, por supuesto, los que me recomiendan. También en mi lista están los autores que por experiencia previa sé que su trabajo me gusta. Por ejemplo, tengo muy al pendiente leerme Necropolis de Ana María Fuster, Parque Prospecto de Karen Sevilla, Artes Poéticas de Aurea María Soto Mayor y estoy ansiosa por tener El mundo no es otra cosa de Yara Liceaga, entre muchos otros (mi lista nunca termina y el bolsillo no aguanta tanto antojo a la vez). 

Pero las Ferias de Libros Independientes te dan una oportunidad única de entrar en contacto con poetas que recién  se tiran  al ruedo y no quiero perderme estas nuevas voces. Así que hay que “cerrar los ojos y escoger uno” o buscar activamente por ese flechazo de primera vez. Así me apropié de Hilos Rojos, de Melany Minnette Rivera.  Hilos Rojos es la primera publicación de la autora de forma independiente. Rivera es estudiante doctoral de la UPR y ha publicado previamente en diferentes antologías. 

Hilos Rojos está compuesto por 20 poemas y su apertura comienza con una “Carta de presentación al mundo”. “Me sé que soy /con eso basta para negarme”,para continuar con el poema “Los primeros hilos” “…abuela qué hago con el silencio de tu casa/que es también mi imposibilidad para decir/ cómo hago para no olvidarte en el tiempo/ y volverme analfabeta/”. La voz poética transita desde la auto definición, progresa a caminarnos de la niña a la mujer. La mujer en muchos de los poemas está presente junto a un juego de géneros. En “Lasciva” nos dice “el ademán silenciado te confunde, cuando mi mano viril te acaricia” y en “Sarasa” recurre el verso “no me pidas que sea mujer/en este cuerpo que me nace hombre”.  En “(H)a(s)ciendo” la autora nos coloca en un elevador y vamos acompañándola en una escena erótica en progreso hasta el 8vo piso, ya en el el quinto se “escapan lenguas/dedos/puntas…” El poema que da título al poemario se encuentra al centro coincidiendo con la costura del libro, la costura por supuesto, en hilos rojos. Aún no lo termino, pero desde ya sé que amerita más de una lectura para que no se me escape nada. 

“¿Cómo se adquieren libros de poesía?”
“Cierre los ojos y escoja uno”

Gracias por pasar a leer,

Marlyn Cruz-Centeno

Nota. No hago crítica de libros. Hay tantas maneras de leer como lectores. Lea y tenga opinión.