Hoy no quiero escribir un cuento o un poema, sino contar algo que me pasó en un sex shop. Recuerdo que iba con una vieja amiga caminando por El Condado cerca del Hotel La Concha. Íbamos hablando de todo un poco, sobre todo quemando a los gringos y esa cultura mixta indefinida de ese rincón chic de la ciudad capital llamada El Condado. De pronto, vimos entre varios negocios el Condom World que está allí ubicado. Con caras traviesas nos miramos y nos dijimos casi a coro: “¡Vamos a entrar!”. En la entrada una de las empleadas, una chica trigueña, de cuerpo promedio y con una pancita de cerveza, de mirada sencilla y de manos que denotan mucho trabajo y poco cuido, nos saludó y dio la bienvenida seguido de: “Si tienen alguna duda o necesitan ayuda con gusto los atiendo”. Le dimos las gracias y mi amiga le dijo que andábamos de paseo y mirando. Así, sin darnos cuenta, cada uno siguió por su lado explorando aquel lugar desde lo que más a cada uno le llamaba la atención. El sitio no olía como a otros que había estado, había más luz, productos más nuevos, mejor organizado; definitivamente llamaba a provocar suplirse para hacer ricas maldades de muchos tipos, pero creo que en ese tiempo no tenía víctima.

Perdí a mi amiga de vista; la verdad es que ella es una chica bajita y se perdía entre los escaparates. Mi recorrido comenzó por el área de los aceites; recordaba uno de masajes que calienta de cherry que había comprando como 7 años antes de ese año, vi que aún se vendía y recordaba que lo había usado en mi primer viaje a un motel. Seguí por el área de las películas muy organizadas por temas, pero ninguna me llamó la atención. Al doblar por el escaparate donde estaban penes plásticos de todos tamaños, colores y hasta réplicas de personalidades del mundo porno, también vaginas “costume made”, coincidí con mi amiga en el área de los lubricantes. Intercambiamos algunas historias, nos reímos de lo que decían algunas envolturas y entre risa y risa vi que la chica que nos había recibido al llegar se reía con cierta picardía al vernos disfrutar el momento.  Me di cuenta que la empleada, como quien no quiere la cosa, cada vez se acercaba a nosotros haciendo como que disque organizaba productos (en todo lo que estuvimos en la tienda nadie entró); el otro empleado lucía entretenido en su teléfono celular. De pronto, mientras mi amiga leía una etiqueta de un lubricante, la empleada dijo con un  tono de voz muy amistoso y con cierta picardía en la vibración de su voz: “Ése es muy bueno para jugar porque sabe muy rico, pero no es mi favorito”. Así, aquella chica que vi en su membrete que se llamaba María Estela, nos llevó de tour por el área de los lubricantes y, aunque fue mera casualidad en encontrarme con mi amiga en esa área, la pasión, entusiasmo y evidente experiencia y sabiduría de la chica con ese producto nos hizo seguir con ella por aquella góndola hasta que nos dijo: “La semana pasada llegaron unos nuevos. Vengan para que los vean”.  Así nos llevó a una góndola en una esquina exclusiva para ese producto. Nos explicó las propiedades de ese lubricante casi con conocimiento científico de las tres variedades del mismo. No sé por qué, pero cuando nos hablaba de ese lubricante sus ojos brillaban, su energía cambiaba y hasta podría jurar que vi que se le pararon los pelos de punta. En una nos miró y dijo: “Miren, éste que está aquí a mi pareja le encanta porque dice que se siente muy natural, pero a mí me gusta más éste porque la sensación es profunda y se siente más intenso. Éste otro no lo he probado, pero si vienen la semana que viene… deja ver… como el martes, les puedo decir qué tal está”. Nosotros nos miramos con una sonrisa de complicidad y picardía. Como estábamos cerca de la puerta, nos despedimos de la chica y ella nos recordó que pasáramos el próximo martes para contarnos qué tal ese producto. Mi amiga y yo salimos, no mencionamos nada del tema y me preguntó con su voz musical y sexy: “¿Qué tal si nos comemos un mantecado?”; a lo que respondí: “Dale que necesito algo que me lubrique… la garganta”. Reímos, nos abrazamos, sonreímos y seguimos camino a Piu Bello haciendo piruetas para no ser atropellado por tantos gringos que seguramente no conocen de ese lubricante tan especial que le para los pelos a María Estela y seguramente ninguno de ellos entrará a Condom World antes del martes próximo cuando ella nos esperaría para compartir esa degustación que seguramente disfrutaría a flor de piel.

 

******************************

Sobre el autor:

Nació en Aibonito, Puerto Rico (1975). Tiene un bachillerato en Estudios Hispánicos de la Universidad de Puerto Rico Recinto de Cayey. Ha participado en innumerables lecturas de poesía en el país y extranjero en donde siempre ha recibido una gran acogida. Ha ganado gran cantidad de certámenes literarios. Ha organizado y organiza noches de poesía en diferentes puntos de la Isla. Ha sido invitado múltiples ocasiones en universidades y escuelas en Puerto Rico y Estados Unidos a hacer lecturas o dar charlas sobre literatura. En el 2006, viajó a Santo Domingo invitado por el Círculo Literario César Vallejo, en el 2007 a University of South Florida en Tampa y en el 2008 a Boricua College en Nueva York, entre otros viajes culturales/literarios. Fue escritor invitado en el segundo Festival de la Palabra de Puerto Rico (2011). También trabaja sus blogs El Mundo de las Palabras (http://palabrangel.blogspot.com) y Eros Parlante (http://erosparlante.blogspot.com/) y es el editor y fundaddor de la página de literatura joven puertorriqueña En la Orilla (www.enlaorilla.com). Ha publicado el libro de poesía Del silencio, la ciudad y otras pasiones in(é)ditas (Terranova Editores, 2004) el cual ganó premio del PEN Club de Puerto Rico. Su trabajo poético es estudiado en diferentes universidades de Puerto Rico y el exterior. En 2011, publicó Barcos de papel  (Isla Negra Editores). Ha publicado en diferentes revistas literarias y periódicos de Puerto Rico como El Nuevo Día y el Vocero y en el exterior como en Proscritos (España), Palavreiros (Brazil), Red y Acción (Nueva York), DiarioCoLatino(El Salvador), entre tantas otras. Además, ha sido publicado en las antologías eXpresiones: muestra de ensayo, teatro, narrativa y poesía de la Generación X (Instituto de Cultura Puertorriqueña, Puerto Rico, 2003), Open Mic/ Micrófono Abierto: Nuevas literaturas puerto/neoriqueñas  (Hostos Review, NY, 2005)y (Per)versiones desde el paraíso: Poesía puertorriqueña entre siglos (Aullido, Revista de poesía num. 14, España). Además, textos suyos han sido publicados en España, México, Argentina, Uruguay, Chile y Perú, entre otros países. Ha sido escritor invitado al Festival de Poesía de La Habana, Cuba 2012. Es escritor del Salón Literario Libro América.

Lea más escritos de Ángel en su blogs: El mundo de las palabras y Eros/parlante.

Visite, también, En la orilla.  Este es un impresionante proyecto que lidera Ángel dedicado a las voces nuevas de la literatura puertorriqueña.

*******************************

En este blog se lleva a cabo la serie “Intertextuales por invitación”. Consiste en un tema semanal escogido por un escritor invitado distinto durante un periodo de diez semanas.  A partir del tema semanal, se compartirán otros textos creativos desde las voces diversas de los escritores que acepten el reto (o provocación) en los géneros de narrativa y poesía. También se compartirán colaboraciones de personas que han visto la convocatoria y se han motivado a escribir del tema. Esta es una convocatoria abierta, envíe su colaboración a:  marlyncruzcenteno@gmail.com.

Gracias por pasar a leer,

Marlyn Cruz-Centeno